Tempus Fugit

Una vez terminadas las vacaciones, supongo que se puede hacer balance y decir que este año no han cundido demasiado, a pesar de las mini-escapadas para ver algún concierto, o para visitar pueblos diminutos.

No es que todo haya sido malo, pero tampoco puede decirse lo contrario.

Imagino que me hacía falta un cambio de aires más largo aunque, por varias razones, este año no pudo ser.

Intentemos ver el lado bueno: Por lo menos hubo cuatro o cinco días en los que pude dormir más de 6 horas seguidas.

Ahora toca volver a la realidad.

Image

Anuncios