Fumando espero

Gratamente sorprendido después de una conversación mantenida esta mañana con un ex-fumador, y (para acabar de liarla) trabajador del servicio de neumología de un hospital.

 

Supongo que lo grato de la sorpresa es encontrar a una persona que, después de los lógicos recordatorios de las maldades del tabaco, no se esfuerza por decirte lo que tienes que hacer, sino que se pone en tu lugar y, si no comprende tu postura, al menos no se dedica a juzgarla ni a criticarla.

 

Parece que esta clase de personas no abundan. Ya sea para hablar de lo que pasa en mis pulmones, o de lo que pasa en mi cabeza.

 

Dicho esto, y después de haber comprado un broncodilatador, voy a fumarme un cigarrillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s