Dualidad

Ninguno somos tan simples como nos cuentan en las películas. Y los que se consideren simples, es porque eso es más fácil de aceptar, o porque realmente lo han creído.

Puede que, al final, todos busquemos la felicidad, pero la felicidad es distinta para cada uno de nosotros.
No a todo el mundo le sirve aquello de tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. Tampoco la versión moderna de estudiar una carrera, casarte y firmar una hipoteca a 40 años.

Cada uno somos como somos y, para cada uno, la felicidad está en un lugar diferente.
Se es realmente feliz haciendo lo que quieres hacer, sintiendo la libertad para ser como eres, y pudiendo compartir todo eso.
Sin tener que dejar aparcada esa sensación de liberación, ni necesitar ir a la soledad de un bosque a buscarla en un árbol, por el simple hecho de que a un eucalipto no le vamos a hacer daño.

Somos duales (puede que eso se quede incluso corto). Somos poliédricos.
No es sencillo dejar una de las caras del cubo mirando a la pared, haciendo como si no existiera.
Todos y cada uno de los vértices y aristas forman parte de un todo mucho mayor.
Podemos tratar de ignorarlo, pero no podemos extirparlo. Porque, entonces, todo lo demás se desmoronaría.

Aunque Lou Reed hablase de otras dualidades, y Joe Strummer le diera la razón, está claro que “Valium Would Have Helped”.
.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s