El terrible drama del atleta blanco del ‘black power’

Ayer, mientras el mundo analizaba las consecuencia de la gran protesta global del 15-O, se cumplían 43 años de una foto que significa el icono de deporte rebelde: Tommie Smith y John Carlos levantan su puño enguantado para reivindicar la dignidad de los negros. En el segundo puesto del cajón, un australiano, Peter Norman, que los apoyaba. Pocos saben que las consecuencias más duras de los tres las sufrió el tipo blanco.

 

La historia es de sobra conocida: los estadounidenses Tommie Smith y John Carlos, medallas de oro y bronce de los 200 metros lisos en los Juegos Olímpicos de México’68, alzaban su puño envuelto en cuero negro para protestar por la segregación que vivían los de su raza a finales de los 60. En el segundo escalón de aquel podio, Peter Norman apoyaba a sus compañeros con un pin del Movimiento Olímpico de los Derechos Humanos, una insignia que le había dado un atleta estadounidense blanco. Norman fue informado por Smith y Carlos de la protesta que iban a llevar a cabo y decidió apoyarlos. Del australiano fue la idea de que cada uno usara un guante, cuando Smith se dejó los suyos en el hotel.

Pasados los años y las represalias contra Smith y Carlos, ambos se convirtieron en iconos norteamericanos. Son reconocidos como luchadores por la libertad y grandes atletas. Trabajan como entrenadores.Norman, sin embargo, fue completamente ignorado hasta su terrible muerte. En los Juegos Olímpicos de 1972, a pesar de haber hecho durante el año varias veces la marca mínima necesaria para ir a los Juegos en 100 y 200 metros lisos, Australia no lo envió a la cita olímpica. Él nunca dejó de declararse crítico con la ‘White Australia policy’, que impedía la inmigración de quienes no eran blancos y que estuvo vigente en el país hasta 1975.

Aun así siguió corriendo (y jugando al fútbol, otra de sus pasiones), y en 1985, en una carrera benéfica, se rompía el tendón de aquiles, una lesión que degeneraría en una gangrena que terminaría con la amputación de una pierna.

A poca gente le importó. Increíblemente, Australia no contó con él para ningún acto en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, a los que fue invitado por el equipo estadounidense. Nunca fue reconocido y vivió las consecuencias de su protesta hasta el último día de su vida. Murió en 2006 deprimido, alcoholizado y adicto a los medicamentos que le paliaban el dolor en su pierna. En su entierro, John Carlos y Tommie Smith portaban el féretro.

Tras su muerte, en 2008 se estrenó ‘Salute’, un documental dirigido por Matt Norman, actor y director australiano y sobrino de Peter. El propio director relata en una entrevista en ‘The Age’ lo difícil que le fue conseguir fondos para la película. “Nadie quería invertir en mi tío. Nos decían que era la historia de los dos tipos negros”, contaba. Matt Norman perdió su casa para pagar la película. la persecución al héroe blanco de la foto duró hasta después de muerto.

Visto en:

http://noticias.lainformacion.com/deporte/atletismo-en-pista-y-campo/el-terrible-drama-del-atleta-blanco-del-black-power_4qrFVDjEZOrsIMRFYLb3g7/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s