Unha vez tiven un cravo

Unha vez tiven un cravo
cravado no corazón,
i eu non me acordo xa se era aquel cravo
de ouro, de ferro ou de amor.
Soio sei que me fixo un mal tan fondo,
que tanto me atormentóu,
que eu día e noite sin cesar choraba
cal choróu Madalena na Pasión.
“Señor, que todo o podedes
-pedínlle unha vez a Dios-,
dáime valor para arrincar dun golpe
cravo de tal condición”.
E doumo Dios, arrinquéino.
Mais…¿quén pensara…? Despois
xa non sentín máis tormentos
nin soupen qué era delor;
soupen só que non sei qué me faltaba
en donde o cravo faltóu,
e seica…, seica tiven soidades
daquela pena…¡Bon Dios!
Este barro mortal que envolve o esprito
¡quén o entenderá, Señor!…

Rosalía de Castro
(Follas novas, 1880)

El terrible drama del atleta blanco del ‘black power’

Ayer, mientras el mundo analizaba las consecuencia de la gran protesta global del 15-O, se cumplían 43 años de una foto que significa el icono de deporte rebelde: Tommie Smith y John Carlos levantan su puño enguantado para reivindicar la dignidad de los negros. En el segundo puesto del cajón, un australiano, Peter Norman, que los apoyaba. Pocos saben que las consecuencias más duras de los tres las sufrió el tipo blanco.

 

La historia es de sobra conocida: los estadounidenses Tommie Smith y John Carlos, medallas de oro y bronce de los 200 metros lisos en los Juegos Olímpicos de México’68, alzaban su puño envuelto en cuero negro para protestar por la segregación que vivían los de su raza a finales de los 60. En el segundo escalón de aquel podio, Peter Norman apoyaba a sus compañeros con un pin del Movimiento Olímpico de los Derechos Humanos, una insignia que le había dado un atleta estadounidense blanco. Norman fue informado por Smith y Carlos de la protesta que iban a llevar a cabo y decidió apoyarlos. Del australiano fue la idea de que cada uno usara un guante, cuando Smith se dejó los suyos en el hotel.

Pasados los años y las represalias contra Smith y Carlos, ambos se convirtieron en iconos norteamericanos. Son reconocidos como luchadores por la libertad y grandes atletas. Trabajan como entrenadores.Norman, sin embargo, fue completamente ignorado hasta su terrible muerte. En los Juegos Olímpicos de 1972, a pesar de haber hecho durante el año varias veces la marca mínima necesaria para ir a los Juegos en 100 y 200 metros lisos, Australia no lo envió a la cita olímpica. Él nunca dejó de declararse crítico con la ‘White Australia policy’, que impedía la inmigración de quienes no eran blancos y que estuvo vigente en el país hasta 1975.

Aun así siguió corriendo (y jugando al fútbol, otra de sus pasiones), y en 1985, en una carrera benéfica, se rompía el tendón de aquiles, una lesión que degeneraría en una gangrena que terminaría con la amputación de una pierna.

A poca gente le importó. Increíblemente, Australia no contó con él para ningún acto en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, a los que fue invitado por el equipo estadounidense. Nunca fue reconocido y vivió las consecuencias de su protesta hasta el último día de su vida. Murió en 2006 deprimido, alcoholizado y adicto a los medicamentos que le paliaban el dolor en su pierna. En su entierro, John Carlos y Tommie Smith portaban el féretro.

Tras su muerte, en 2008 se estrenó ‘Salute’, un documental dirigido por Matt Norman, actor y director australiano y sobrino de Peter. El propio director relata en una entrevista en ‘The Age’ lo difícil que le fue conseguir fondos para la película. “Nadie quería invertir en mi tío. Nos decían que era la historia de los dos tipos negros”, contaba. Matt Norman perdió su casa para pagar la película. la persecución al héroe blanco de la foto duró hasta después de muerto.

Visto en:

http://noticias.lainformacion.com/deporte/atletismo-en-pista-y-campo/el-terrible-drama-del-atleta-blanco-del-black-power_4qrFVDjEZOrsIMRFYLb3g7/

Amnistía Internacional insta a Canadá a detener y procesar a George W. Bush

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades canadienses que detengan y procesen –o extraditen– al ex presidente de Estados Unidos George W. Bush por su implicación en delitos de tortura con antelación a su visita a Canadá, prevista para el 20 de octubre.

“Canadá está obligada por las normas internacionales a detener y procesar al ex presidente Bush por su responsabilidad en torturas y otros delitos de derecho internacional”, afirmó Susan Lee, directora del Programa de Amnistía Internacional para América.

“Dado que hasta ahora las autoridades estadounidenses no han  llevado al ex presidente Bush ante los tribunales, la comunidad internacional debe intervenir. Si Canadá no toma medidas durante su visita, estará violando los términos de la Convención de la ONU contra la Tortura y demostrando desprecio por los derechos humanos fundamentales.”

Visto en: http://www.es.amnesty.org/noticias/noticias/articulo/amnistia-internacional-insta-a-canada-a-detener-y-procesar-a-george-w-bush/?origen=men&org_kwd=comp

Despilfarrando aciertos, y meteduras de pata.

Voy a tener que dejar de hacer muchas de las cosas que hago.

Cosas que sigo haciendo, porque se han convertido en parte de mi.

Pero si lo que pretendo es recuperar mi cordura, y tener lo que la gente llama “vida”, no me quedará otro remedio que dejar de navegar hacia acantilados. Dejar de mirar esos cuadros que solo veo con los ojos cerrados. Dejar de hacer lo que mejor se me ha dado siempre.

Pero quizá no busco esa cordura, ni esa “vida” que se espera que uno quiera.
No quiero tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. Ni una casa con chimenea, ni un apartamento en la playa. No quiero un coche deportivo cuando llegue la crisis de los cuarenta. No necesito un polo con un cocodrilo en el pecho, ni un millón de amigos en una red social.

No es que tenga nada contra los hijos, ni contra las chimeneas, ni contra la crisis de los cuarenta. Simplemente, cuando uno se da cuenta de que lo que busca es inalcanzable… (llegados a este punto me quedo sin palabras).