Si pongo las meninges en piloto automático, ¿me volveré más imbécil?

Domingo.

El día perfecto para poner un poco de orden (sin pasarse, que también hay que dejar hueco para hacer el vago).

Definitivamente voy a tener que empezar a obligarme a hacer cosas. Llevo ya demasiado tiempo dejándome llevar por las hojas del calendario.

Toca volver a ahorrar. Los gastos inesperados se están acumulando, y no son precisamente pequeños. Habrá que volver a la política de máxima austeridad durante una temporada.

Quizá eso me sirva de excusa para afrontar el nuevo despropósito que me he marcado y, probablemente, dejaré sin terminar (para no perder la costumbre). ¿Quién me mandará a mi estudiar otra vez?

En resumidas cuentas, creo que me estoy convirtiendo en una especie de Jack Torrance de todo a cien.