Sobre lo humano y lo divino

Tesis I:

No podemos controlar los sueños. Más bien sucede justo al revés. Sin embargo, cuando nos echamos una pequeña siesta, las cosas que se nos pasan por la cabeza suelen ser fácilmente manejables y no resulta complicado conseguir un momento de evasión.

Tesis II:

Algunos trabajos no son precisamente estresantes. Es cierto que, en mi caso, los próximos fines de semana voy a tener que estar disponible para hacer algunas tareas inaplazables, pero mentiría si dijese que tengo la más mínima sensación de presión.

Pregunta: ¿A qué vienen estas tonterías que acabo de escribir?

Respuesta: A lo siguiente:

Tesis III:

Debería instaurarse la hora de la siesta en el trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s