Reflexión en voz alta

Hoy, durante un rato ocioso en el trabajo, un compañero me estaba hablando de una lista que se había publicado con los criminales más peligrosos que había por ahí sueltos.

Por algún extraño motivo, yo sólo podía pensar en Botín y en Díaz Ferrán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s