Arreglando el mundo en una esquina

Llegando a casa, me encontré con cierto dirigente político con el que hacía mucho que no coincidía.

Ponerse a hablar de tramas corruptas, política local, anécdotas absurdas, y todo tipo de temas (de lo más variopinto) durante un tiempo indeterminado y de manera fortuita, a veces resulta reconfortante.

Hace unos años, la falta de tiempo, y otros motivos que no vienen al caso, hicieron que me fuera distanciando poco a poco de mi militancia.

Después de ese alejamiento gradual, una persona muy importante en mi vida me convenció para que retomara aquella parte de mi. Decidí seguir su consejo, y aunque todavía no lo he llevado del todo a la práctica (supongo que aún tengo que solucionar alguno de los motivos que no venían al caso en el párrafo anterior), espero no tardar mucho en hacerlo.

Salud y república.

Anuncios

Un comentario en “Arreglando el mundo en una esquina

  1. ¿Por que no tienes boton de “me gusta”? Yo tb creo que deberias hacerle caso, asi que espabila, pesao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s